Elecciones 2016: Haití decide

Inicio / Artículos / Elecciones 2016: Haití decide

Relacion simbioticaComúnmente se observa  opinar a los líderes políticos y analistas políticos de RD sobre procesos eleccionarios de países con los que se percibe son importantes en las relaciones internacionales y comerciales, sin embargo, con relación a Haití generalmente no se atreven a opinar y mucho menos a tomar posición de conveniencia para las relaciones comerciales y de convivencia insular, a partir de la posición que adopta  tal o cual candidato. Como si la perspectiva de comercio entre Haití y RD  y viceversa, no tuviera algún nivel de importancia. Y, la misma aparente apatía que se describe de este lado de la isla,  también la hay del otro lado.

Quien  detenta o detentara el poder en uno y otro país debe llamar la atención, y la forma en que concibe la relación insular cada candidato en los procesos electorales debe ser algo de su interés y que motive a dar seguimiento por la salud y armonía en el ámbito de las  relaciones insulares entre Haití y RD.

Tomando como ejemplo la recién pasada elección norteamericana 2016, y las que hace poco se han  celebrado en toda Latinoamérica que han sido tema de análisis diversos y hasta objeto de declaraciones de preferencias de tal o cual candidato; por especificar un caso como ejemplo y solo por denotar el interés o seguimiento a esos procesos electorales, solo hay que ver el vídeo de la Vice Presidenta de la RD llamando a votar por Hillary Clinton, y el abanico de perspectivas que provocaba  o generaba diversas  opiniones.

Si se hace un recorrido retrospectivo por la prensa dominicana se encontrara de esos temas desbordados en las páginas de cada diario o  revista dominicana, sin embargo,  con lo que pasa en Haití en esta contienda electoral y la conveniencia de que gane Jovenel Moise o no, o Jude Celestine, o la candidata de Lavalas Maryse Narcisse no provoca ningún tipo de comentario ni de análisis de perspectiva en caso de que tal o cual gane.

Hasta los que caen en categoría de alternativos y los propios partidos de izquierda  salvo unos cuantos se han reservado opinar al respecto. Parece que el lejano oeste de Haití no importa lo que pase o deje de pasar, aunque las conclusiones de estudios ya realzados den lectura de la alta importancia que tiene.

Desde la perspectiva  política parece no se entiende la relación simbiótica interdependiente que coexiste entre RD y Haití,  inferida por  la característica natural geoestratégica de insularidad-binacionaldad.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

A %d blogueros les gusta esto: